martes, diciembre 16, 2008

La máquina de impedir.

El ex presidente Néstor Kirchner, en un esfuerzo por ganar espacio en los medios de comunicación con vistas a la próxima elección legislativa, ha acusado al vicepresidente Julio Cobos de ser una "máquina de impedir", sin brindar más definiciones sobre lo que esto podría significar. Porque más allá del voto "no positivo" para el aumento de los impuestos a la exportación de la soja, el vicepresidente no ha tenido otra actuación que expusiera su alejamiento de las políticas del gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
En rigor, somos cada vez más los ciudadanos que advertimos que la administración Kirchner, desde el 2003 en adelante, se ha convertido en una poderosa máquina de impedir el disenso, el normal desenvolvimiento de las instituciones republicanas y de los organismos de control, de la inversión y el ahorro, de la acumulación de capital, de la iniciativa privada y del espíritu empresarial de quienes no forman parte de los círculos gubernamentales. De este modo, el modelo kirchnerista se ha transformado en una máquina de impedir el sano funcionamiento de los motores del progreso económico y social, perjudicando a los más pobres.
Anhelo que la presidenta de la República recupere el rumbo que le marca claramente la Constitución, y que el Estado se convierta en una máquina de impedir que los criminales queden impunes.

1 comentario:

Francisco D'Anconia dijo...

Desde el momento en el que nombró a Daniel Scioli como un ejemplo de Vicepresidente, ya sabemos cuál es su definición de "disenso"